Las mujeres somos cíclicas: ¿Qué significa?

Picture of Dra. Lourdes Tomás

Desde el inicio de los tiempos, las mujeres han estado en sintonía con los ritmos del universo. Las fases de la luna, el cambio de las estaciones y, sobre todo, nuestros propios ciclos menstruales, nos han conectado profundamente con la danza constante de la vida y la muerte, la creación y la renovación. A pesar de vivir en un mundo moderno que a menudo valora la constancia y la linealidad, es esencial recordar y honrar nuestra naturaleza cíclica. En este contexto, te invito a descubrir la magia y el poder inherente a ser una mujer cíclica.

Las mujeres llevamos en nuestro ser un ritmo profundo que nos conecta con el universo y sus ciclos de cambio. Nuestros ciclos menstruales son un espejo de esta conexión con la naturaleza, una fuente de renovación y crecimiento. Reconocer nuestra ciclicidad es abrazar un viaje de autoconocimiento y empoderamiento, es recordar que, como la tierra que florece con cada estación, estamos diseñadas para evolucionar en armonía con los ritmos de la vida. Al honrar nuestra esencia cíclica, reafirmamos nuestra unión con el cosmos y nos abrimos a la sabiduría que reside en seguir el flujo natural de nuestro ser.

👉 ¿Qué significa ser una mujer cíclica?

Ser una mujer cíclica significa reconocer y vivir en armonía con los ritmos naturales y universales que influyen en nuestros cuerpos y emociones. Esta conexión trasciende la simple conciencia de las fases del ciclo menstrual; se trata de una comprensión profunda de cómo nuestras energías, emociones y capacidades fluctúan en un patrón cíclico, reflejando los ciclos de la naturaleza misma.

Esta consciencia nos invita a adaptar nuestra vida diaria, decisiones, y autocuidado a estos ritmos internos, permitiendo que cada fase guíe nuestras acciones, cómo nos relacionamos con los demás y cómo nos nutrimos. Al abrazar nuestra ciclicidad, no solo honramos nuestra biología inherente, sino que también celebramos una conexión espiritual y emocional profunda, que nos ofrece una forma de vida más sincronizada y auténtica.

Al igual que la naturaleza tiene sus estaciones, cada fase de nuestro ciclo ofrece oportunidades únicas para el crecimiento, la introspección, la acción y el descanso. Reconocer y vivir según nuestra ciclicidad es un acto de empoderamiento; es abrazar nuestra verdadera naturaleza, reconociendo y celebrando la sabiduría y la fuerza que reside en nuestro ser cíclico.

¿Cuáles son las distintas fases de la ciclicidad femenina?

La naturaleza cíclica de la mujer es una danza de cambios físicos, emocionales y espirituales, entrelazada con el ritmo de la naturaleza y el universo. A lo largo de un ciclo menstrual, las mujeres experimentan cuatro fases distintas, cada una con sus características únicas y oportunidades para el crecimiento personal y la introspección.

mujeres ciclicas

Estas fases, conocidas como menstruación (invierno), fase folicular (primavera), ovulación (verano) y fase lútea (otoño), reflejan no solo los cambios biológicos internos, sino también las variaciones en las emociones, la energía y la conciencia. Comprender y honrar estas fases puede ser una fuente de poder, sabiduría y bienestar para las mujeres, permitiéndoles navegar por su ciclo con mayor armonía y propósito.

Menstruación (fase de invierno)

Esta fase representa retiro y renovación. El cuerpo elimina el revestimiento uterino, y emocionalmente es un periodo de introspección y conexión personal. Culturas antiguas lo consideraban un tiempo sagrado de purificación. Es un momento para descansar, reflexionar e implantar intenciones para el siguiente ciclo.

Durante esta etapa, es beneficioso dedicar tiempo a actividades que fomenten la calma y la reflexión, como la meditación, la escritura en un diario y prácticas suaves de movimiento como el yoga o caminatas tranquilas. Nutrir el cuerpo con alimentos ricos en hierro y vitaminas puede ayudar a compensar la pérdida de sangre y energía. Reconocer este tiempo como una oportunidad para la autocuidado y la autoescucha puede transformar la experiencia menstrual en una más positiva y empoderadora.

Fase folicular (o de primavera)

Tras la menstruación, hay un resurgimiento de energía. El cuerpo comienza a preparar un nuevo óvulo para la ovulación, y a nivel emocional, hay una sensación de renovación y esperanza. Es un momento ideal para comenzar nuevos proyectos, establecer objetivos y dar los primeros pasos hacia ellos.

Este período de creciente energía y claridad mental es perfecto para desafíos físicos y la planificación a largo plazo. Experimentar con nuevas rutinas de ejercicio o actividades creativas puede ser particularmente gratificante. La alimentación puede enfocarse en nutrientes que soporten la energía y el crecimiento folicular, como los ricos en antioxidantes y ácidos grasos omega-3. Es un tiempo para aprovechar la motivación natural y canalizarla hacia la acción y la exploración.

Ovulación (fase de verano)

Las mujeres somos cíclicas y éste es el pico de fertilidad en el ciclo. A nivel hormonal, hay un aumento de estrógenos, lo que puede llevar a un aumento en la confianza, el deseo de socializar y la expresividad. Es un momento de conexión, tanto con uno mismo como con los demás, y de celebrar la plenitud y la creatividad.

La ovulación es también un momento óptimo para la comunicación y la resolución de conflictos, gracias a la habilidad mejorada para expresarse y empatizar. Es un período favorable para reuniones importantes, presentaciones o cualquier actividad que requiera persuasión o carisma. En cuanto a la salud, centrarse en una alimentación balanceada y mantenerse hidratada ayuda a optimizar el bienestar físico y emocional. Reconocer y utilizar este tiempo de alta energía puede maximizar la productividad personal y profesional.

Fase lútea (fase de otoño)

Antes de la siguiente menstruación, el cuerpo y la mente comienzan a desacelerarse. Es la fase más larga y puede venir acompañada de síntomas premenstruales. A nivel emocional, hay una introspección más profunda, y es un período para cuidarse, relajarse y prepararse para el próximo ciclo.

En esta fase, es fundamental escuchar al cuerpo y permitirse un descanso adicional si es necesario. Las actividades de bajo impacto y el tiempo dedicado a pasatiempos relajantes pueden ayudar a manejar el estrés y los cambios de humor. Adoptar una dieta rica en magnesio y vitaminas B puede aliviar los síntomas premenstruales. Este es un momento para la aceptación y el entendimiento de las necesidades personales, preparando tanto el cuerpo como la mente para el ciclo que se avecina.

👉 Reconociendo el poder de los cambios cíclicos en la mujer

El reconocimiento del poder intrínseco de los ciclos femeninos es un acto de empoderamiento y autoconciencia. Al sintonizar con los ritmos naturales de su cuerpo, una mujer puede desbloquear una profunda sabiduría interna y aprovechar su energía cíclica para la autoexpresión, la creatividad y la toma de decisiones.

Este enfoque consciente del ciclo menstrual no solo mejora la salud física y emocional, sino que también promueve una conexión más profunda con la naturaleza y el cosmos. En lugar de ver el ciclo como una molestia o un impedimento, se convierte en una celebración de la feminidad y una guía para vivir de manera más auténtica y alineada.

👉 Retos y resiliencia en un mundo lineal

Vivir de acuerdo con los ciclos naturales en un mundo que valora la constancia y la linealidad presenta desafíos únicos para las mujeres. La sociedad a menudo ignora o minimiza las fluctuaciones inherentes al ciclo femenino, presionando a las mujeres para que mantengan un nivel constante de productividad y disposición emocional. Este desajuste puede llevar a la desconexión, el agotamiento y la desvalorización de las experiencias femeninas.

Sin embargo, al reconocer y reivindicar el poder de su ciclicidad, las mujeres pueden desarrollar una resiliencia excepcional. Al educar a otros y abogar por entornos más inclusivos y flexibles, es posible transformar los desafíos en oportunidades para el crecimiento y el cambio positivo, redefiniendo las normas sociales y laborales para honrar todas las fases de la vida femenina.

Facebook
Twitter
LinkedIn

- Masterclass gratuita 10 minutos -

Lo que todo el mundo debería saber para tener una salud de hierro (y que tu médico no te cuenta)

7 claves sencillas que enseño en mi consulta para mejorar la calidad de vida a nivel físico y mental en el día a día